Hoy por hoy, en un mundo dominado por la imagen nuestra apariencia resulta un factor fundamental. Dependemos de ella en nuestras interacciones sociales, laborales, y por qué no, familiares.

Nos conocemos cada vez un poquito más, pero no nos basta con saber quiénes somos, sino que también nos gusta transmitir a los demás cómo somos. Nos gusta mostrarnos con nuestra mejor cara. Simpáticos, espontáneos, brillantes, elegantes o buscando potenciar ese factor que tanto nos gusta de nuestra personalidad.

Es por eso que en una sociedad tan rápida y que tanto nos exige debamos dedicar un poco de tiempo a cuidarnos. Un buen aspecto transmite seguridad y amor por uno mismo. ¿Qué mejor manera de ser apreciados que empezar apreciándonos nosotros?

Cuidado facial: pasos a seguir

Los tratamientos para cuidar nuestra estética actualmente son variados, pero ninguno tan eficaz como una buena rutina de cuidados. Una alimentación sana, un buen descanso y un estilo de vida saludable es el primer paso para que nuestro cuerpo ofrezca lo mejor de sí mismo. Nada puede sustituir un ritmo de vida saludable, pero sí podemos ayudar a que nuestro aspecto sea aún mejor.

El cuidado de nuestra piel es esencial a todos los niveles. nuestra piel es la que recibe todas las agresiones de la vida cotidiana. La polución, el stress y la acción nociva del Sol son algunas de ellas, y para colmo, es lo que vamos a mostrar a los demás en nuestras interacciones cara a cara. Es por ello que vale la pena cuidarla mucho y darle todos los mimos que necesita para que siempre esté descansada y en su mejor momento.

Vamos a traeros una recopilación de consejos y tips para que siempre luzcas una piel bonita. No importa si tu piel es seca, grasa o mixta. Estos consejos se acoplan a ti con la mayor facilidad. Un ritual de hidratación y limpieza facial más fácil y efectivo que nunca. ¡Coged papel y lápiz, y no perdáis detalle!

1 – Limpieza esencial

Nuestra piel está viva y agradece los cuidados que le demos. La limpieza es uno de los más esenciales ya que la liberamos de las toxinas e impurezas que recogemos del aire casi a diario.
Aplica un limpiador a diario siempre antes de acostarte escogiendo el que mejor se acople a tu tipo de piel. Sus formatos pueden ser variados, pero igualmente efectivos. Ya sean en loción, crema o espuma, su resultado será muy positivo.

2 – Un tónico saludable

Tras la limpieza, el uso del tónico es muy recomendado. La limpieza con tónico acaba de eliminar los restos de maquillaje e impurezas. La sensación final será la de una limpieza profunda y una piel saludable.

3 – Hidratación

Esta parte es una de las más importantes. Gracias a los serum y a la crema hidratante será muy sencillo que tu piel recupere su hidratación natural. Déjalos actuar durante la noche y por la mañana te levantarás con tu mejor cara.
Recuerda que la nutrición de la piel se requiere durante todo el año. No la dejes envejecer por un cuidado insuficiente.

4 – Exfoliante y mascarilla

La última parte de tu ritual de belleza y cuidado de la piel finaliza al final de la semana cuando sueles tener un poquito más de tiempo para ti. Emplea un exfoliante suave para eliminar de tu cutis las células muertas y conseguir ese tono resplandeciente y saludable de una piel sana.
La guinda del pastel será una mascarilla facial. Las mascarillas nutren e hidratan la piel a un nivel superior por lo que te dejarán la piel preparada para afrontar una nueva semana.

5 – RECOMENDACIÓN

Nuestro consejo es que emplees siempre un producto adecuado. Nuestra piel sufre mucho ante el uso de jabones o productos de baño convencionales. Debes hacerte con los productos adecuados para tu piel y con un PH óptimo para el rostro. Aquí os dejamos una buena selección para completar vuestra colección de cuidados diarios.

Ahora toca empezar a cuidarse. Vuestra piel os lo agradecerá.

Dejar respuesta

Comenta!
Tu nombre