Cuando intentamos dormir a nuestro bebé, nos damos cuenta de que la mayor parte de las veces esto es realmente complicado. Antes de caer en la desesperación intentándolo, lee estos consejos sobre cómo dormir a tu bebé.

Algunos datos sobre el sueño de tu bebé

  • ¿Sabes por qué les cuesta tanto conciliar el sueño? Una de las principales razones es porque no tienen ciclos regulares de sueño hasta los 6 meses de edad, aproximadamente.
  • Un recién nacido puede dormir de 16 a 17 horas al día en total.
  • Sin embargo, puede que no estén más de dos horas seguidas durmiendo.
  • Se despiertan numerosas veces seguidas y vuelven a dormirse. El tiempo que transcurre entre cada despertar y la conciliación del sueño de nuevo, dependerá de cada bebé. Por eso puede costarte dormir a tu bebé más que a otros, o al reves.
  • A medida que se van haciendo mas mayores y superan los 6 meses, sus horas de sueño necesarias van disminuyendo.

Sugerencias sobre cómo dormir a tu bebé para que ambos descanséis mejor

Antes de dormir

Las horas previas a la noche son fundamentales para crear un clima adecuado de silencio y calma absolutas al dormir a tu bebé. Al tener que alimentarlo o cambiarlo durante la noche, lo estimulamos sin darnos cuenta o lo despertamos más de la cuenta. Es fundamental evitar esto para que el bebé continúe relajado y no se desvele.

Para conseguir este objetivo es recomendable que al dar el pecho a tu hijo lo realicemos en un ambiente silencioso y en calma. Optar por un sillón de lactancia en el que podamos balancearnos sutilmente logrará el efecto deseado para dormir a tu bebé. Aportará armonía y tranquilidad y será más fácil que se mantenga adormilado cuando lo pasemos a la cuna.

Respecto a esto, healthychildren.org aconseja no pasarlo a la cuna cuando ya esté completamente dormido, sino hacerlo un poco antes. El hecho de que todavía esté despierto cuando lo acuestas servirá para que aprenda a dormirse por sí solo.

bebe durmiendo

Cuando se desvela…

Si se despierta durante la noche, hay varias sugerencias que te pueden ayudar. En primer lugar, espera unos minutos antes de acudir a sus llantos. Es difícil pero necesario ver si puede dormirse solo. En caso de que continúe, ve a ver qué le pasa. Pero en ningún caso le estimules. ¿Sabías que una simple mirada amorosa puede causar en él el efecto contrario al que buscamos? Creemos que así se sentirán seguros, pero ellos lo pueden interpretar como «hora de jugar» y se despiertan.

Encender la luz también es un error que cometemos constantemente. Para ello existen luces led o lámparas quitamiedos que aportan una suave iluminación idónea para ver la habitación sin molestar al bebé. Por otro lado, le ayudarán a sentirse más protegido al no encontrarse en absoluta oscuridad.

Durante el día

Además de las horas previas a la noche, es importante llevar a cabo otras indicaciones durante el resto del día. Jugar mucho con el bebé durante las horas que está despierto. Extender el número de horas que aguanta entretenido durante el día, jugando con su mascota, hablando, jugando con él y mimándolo, de manera de por la noche duerma durante más rato. Es una manera de «cansarlo» durante el día para que duerma plácidamente de noche.

Otro consejo es permitir que entre mucha luz del sol en casa durante el día. Las luces activan el botón biológico del bebé, reconocerá la diferencia entre la hora de dormir y la de mantenerse despierto y conseguirá que se ponga en marcha su metabolismo.

Alrededor de los 18 meses, los bebés suelen pasar de necesitar dormir dos siestas a tan solo una al día.

Sigue nuestros consejos y conseguirás que las noches con tu bebé sean más agradables y, sobre todo, más descansadas.

Dejar respuesta

Comenta!
Tu nombre