Cuidar a una mascota es de verdad un rito de animación infantil. La emoción que da dar de comer a otro ser, hacerse responsable de él y ver como rápidamente se convierte en un mejor amigo, es incomparable. Si te gustan los animales y vas a tener un bebé o tienes un niño en casa, adelante. Es una gran opción.

La experiencia de tener un animal cerca cuando eres pequeño crea recuerdos para toda la vida, y siempre recordamos con un cariño especial nuestra primera mascota. Así que comprar juguetes para los pequeños también se convierte en una necesidad, pero un animal es una responsabilidad maravillosa que aporta muchísimos más beneficios. Plantéatelo.

Pero si bien es obvio que tener una mascota es entretenido y les da a los niños una cálida sonrisa y muchas horas de juego, ¿sabías que también puede afectar positivamente a tu hijo de una manera mucho más profunda? Los expertos dicen que el desarrollo físico, social, emocional y cognitivo de un niño se puede fomentar mediante la interacción con la mascota de la familia.

Beneficios de una mascota en casa con un niño.

Físico

Tener una mascota ayuda a los niños a mejorar sus habilidades motoras y también aumenta la actividad general.

De hecho, un estudio de 2010 mostró que los niños en Inglaterra que tenían un perro se ejercitaban en promedio 11 minutos más por día que otros niños que no tenían perro. No parece mucho, pero un poco de ejercicio todos los días puede ser muy beneficioso para los niños.

Además, un estudio descubrió que los niños con contacto temprano con gatos y perros son más sanos y tienen menos infecciones respiratorias e infecciones de oído y necesitan un tratamiento antibiótico más corto que los niños sin contacto con mascotas.

Social

Ya sabes cómo dicen: “El perro es el mejor amigo del hombre”, lo cual es cierto. Pero las mascotas también pueden ayudar a las personas a hacer nuevos amigos humanos.

Especialmente para los niños, las mascotas pueden ser un catalizador maravilloso para socializar. Los niños son más propensos a acercarse e interactuar con otro niño que está jugando con un animal, por lo que una mascota puede ser el puente entre un niño menos sociable y otros posibles compañeros de juego.

Y los gatitos y perretes no son las únicas mascotas que pueden ayudar a los niños a hacer amigos, un estudio demuestra que casi cualquier tipo de mascota actúa como puente para socializar con otros niños y personas en general y pueden servir como un gran apoyo social.

Emocional

Los niños que tienen mascotas tienen mayor autoestima.

Según la psicología, los niños con baja autoestima pueden hablar con un animal, o confiar en él, de maneras que no harían con las personas. A menudo tienen más confianza en hacer tareas que les resultan difíciles a un animal simplemente porque al animal no le importa si se cometen errores, y el niño no tendrá miedo de parecer tonto delante del animal.

Tiene sentido, ¿verdad? Una mascota es básicamente una fuente de amor incondicional que brinda apoyo, pero nunca juzga.

Además, los niños con mascotas tienden a ser más capaces de mostrar empatía a otras personas porque aprenden cómo entender a sus animales.

Cognitivo

¿Puede un perro hacer que un niño consiga mejores resultados en la escuela? De acuerdo con un estudio de 2011, sí.

El estudio realizado en estudiantes de segundo grado mostró que los que leen en voz alta a un perro lograron mayores avances en su capacidad de lectura que sus compañeros que le leen en voz alta a un adulto, posiblemente debido a la capacidad del perro de ayudar a reducir el estrés del niño y al hecho de que un perro proporciona apoyo sin prejuicios.

Tener una mascota también puede alentar a un niño a aprender más sobre los animales en general y, a su vez, fomentar una carrera encaminada a la investigación y la ciencia. Y también saldrán más a pasear con ellos.

Adoptar una mascota es un gran compromiso y no debe tomarse a la ligera, pero podría ser lo mejor que puedas hacer para la experiencia infantil de tus hijos.

Dejar respuesta

Comenta!
Tu nombre